Al mando de la batuta de Manuel Jesús Ramos

Casi con exclusiva dedicación, Manuel Jesús Ramos ha encontrado en la música una forma de vida que desde pequeño le fue inculcada por sus padres y que ahora resulta inseparable para él. Sin plantearse metas, solo ve en su futuro una escalada constante en este mundo tan complicado pero a la vez, tan bello.

Manuel Jesús

Manuel Jesús Ramos Rodríguez nace en Albaida del Aljarafe, una pequeña localidad de la provincia de Sevilla, el 17 de febrero de 1991. Es en ella donde inicia sus estudios a la temprana edad de 8 años, coincidiendo con la apertura del Aula Municipal de Música. A la misma par, también recibe clases en la escuela que la Banda del Carmen de Salteras tiene en su academia, donde desde hace muchísimos años, prepara a sus alumnos para convertirlos en posteriores músicos de la formación.

Manuel Jesús nos cuenta que fueron sus padres quienes le enfocaron la música como un buen camino a seguir. Él no dudó en tomarlo y descubrió que con ella encontraría una dedicación para toda la vida. A sus 22 años, no ha cambiado un ápice este pensamiento que está más vivo que nunca.

Una vez terminada la etapa del Grado Elemental con 11 años, realiza la prueba de acceso a Grado Medio en el Conservatorio Profesional de Música Cristobal de Morales en Sevilla dónde ingresaría bajo la tutela de Manuel Rebollo Orden en la especialidad instrumental de trombón, un instrumento que escogió desde el primer día que empezó a dedicarse a la música, y fue gracias a un muestrario que realizaron en el Aula de Música de su pueblo. Se sintió identificado con él y le llamó bastante la atención, algo que le agradó bastante, lo que le hizo decantarse por este instrumento de viento-metal. Una etapa que duraría 6 años hasta que se enfrenta a la prueba del Grado Superior que superaría con la segunda mejor calificación de toda Andalucía y donde se encuentra en este momento, cursando el tercer curso con el Catedrático de Trombón, Daniel Alberola Vidal. A esta ya gran formación hay que añadir una infinidad de cursos adicionales de trombón y dirección, que le han ayudado a acrecentar su nivel musical.

Manuel Jesús nos presenta su familia de instrumentos

Manuel Jesús nos presenta su familia de instrumentos

Pero sin duda, Manuel Jesús no se queda en él, y busca algo más, un nuevo camino para poder mirar hacia otros horizontes que le puedan abrir nuevas puertas en el difícil mundo de la música. A mediados de su etapa de Grado Medio, empieza a llamarle la atención la actividad de director. No consigue dar una explicación exacta del por qué de esta inquietud por la batuta, solo que iba en constante crecimiento. Al ser una persona muy observadora se fija en todos los detalles de los directores que ha tenido enfrente e indagar en vídeos por internet la manera de conducir a las orquestas de los mejores. Señala a Simon Rattle, Claudio Abbado y Ferrer Ferrán, que actualmente es su tutor en la dirección, como los más destacados para él y en quienes más se fija a la hora de adquirir conocimientos y destreza. Gracias a su inquietud y a estos grandes maestros, cuando consigue su título profesional de música no dudó en meterse de lleno en el mundo de la dirección.

De los antes citados, nos destaca lo que para él son sus mayores virtudes. De Claudio Abbado revela su elegancia, con la que consigue tener en todo momento a la orquesta en su mano, convirtiéndola en un auténtico instrumento de personas. De Simon Rattle ensalza su técnica gestual y su postura delante de la orquesta atreviéndose a calificarlo como los mejores del mundo. Otro que nombra es Gustavo Dudamel, de quien hace constancia de su fuerza. Obviamente el desarrolla su propio estilo y las directrices inculcadas por Ferrer Ferrán desde hace varios años pero sin perder de vista a estos verdaderos maestros de quienes hay que sacar lo mejor de cada uno.

Su trayectoria como director comienza en el año 2009 cuando le ofrecen hacerse cargo de la batuta de la Asociación Filarmónica y Cultural de su pueblo, Albaida del Aljarafe, en el que se mantuvo durante dos años en los que pudo ver por primera vez y comprobar de primera mano que era dirigir a una banda de música, adquiriendo una experiencia y una base que hoy agradece, además durante ese periodo también compaginó el cargo de Presidente de la formación. Actualmente ostenta la subdirección de la Sociedad Filarmónica del Carmen de Salteras que está al mando de José Antonio Santos Salas.

Uno de sus guiones de dirección

Uno de sus guiones de dirección

Sus metas más inmediatas se establecen en culminar su especialización instrumental de trombón y una vez obtenida ingresar de nuevo en el Conservatorio Superior Manuel Castillo de Sevilla en la modalidad de dirección. Manuel Jesús es también un amante de la Semana Santa y de su música y hace un llamamiento para que la dirección de banda de música se convierta en una cátedra. España es un país muy nutrido de estas formaciones y existe muchísima gente que se dedica a ello, pudiendo cubrir una gran cantidad de puestos de trabajo y garantizando una profesionalidad en todos y cada uno de los directores que se ponen al frente de una banda.

Destaca el nivel actual de las bandas de música como bastante bueno, aunque dependiendo también del lugar donde vayas. No todas las bandas de música centran su atención en el mismo ámbito. En este sentido, las formaciones de la comunidad valenciana las califica como muy profesionales y muy diferentes a las de nuestra zona andaluza. Son bandas que se dedican íntegramente y durante todo el año al montaje de obras mientras que aquí nos dedicamos más a lo cofrade, dando una de cal y otra de arena, viviendo entre obras y marchas procesionales. En cuanto al nivel de la dirección, señala que en contadas ocasiones el director se encuentra por encima del nivel de la banda en cuanto a la técnica y a la hora de mostrarse ante el público. Además considera que se puede estar llegando a un momento de profesionalización de las bandas de música puesto que muchos músicos que ya acabaron sus estudios y que unos años atrás comenzaron en éstas, vuelven a ellas con motivo de tantísima crisis que les impide encontrar acomodo en cualquier otro lugar, lo que está llevando a que el nivel se esté elevando muchísimo.

Su estilo de marcha profesional lo enmarca en el clásico-fúnebre, siempre sin desmerecer a lo alegre con fundamento. Marchas como Amarguras, Virgen del Valle, Soleá Dame la Mano, Saeta Cordobesa, Margot, entre otras muchas figuran entre sus preferidas. Algunas actuales como Hossana in Excelsis, Virgen de la Hiniesta, Valle de Sevilla o La Sangre y la Gloria también merecen especial atención.

Después de conocerlo como instrumentista y director, nos indicó que también le está entrando curiosidad por el mundo compositivo teniendo claramente definido una futura marcha procesional en cuanto al estilo y alguna composición dedicada con especial relevancia a su instrumento. Algo que tiene en mente y que no descarta en el momento que pueda dedicarse íntegramente a la composición.

Fuentes:

– Texto propio elaborado a partir de la entrevista con Manuel Jesús Ramos Rodríguez

– Fotos propias tomadas el día de la entrevista

– Vídeo propio elaborado y editado por Francisco José Ortega López

Anuncios

Comienzo muy prometedor de Antonio David Rodríguez

Tan solo una marcha le ha bastado a este joven músico y compositor de Lora del Río para que todos los adeptos de la música cofrade ansiemos la llegada de una nueva composición. Reina de la O ha sido la primera de muchas marchas de procesión que van a ver la luz en partituras de Antonio David Rodríguez.

DSCF6550

Antonio David Rodríguez es natural de la localidad sevillana de Lora del Río y nace el 29 de enero de 1994. Pese a su juventud y a su corta trayectoria musical son muchos los aficionados a la música procesional y no tan dentro de este ámbito los que admiran a este músico. Desde pequeño tuvo claro que quería apostar por la música y todo le sobrevino gracias a la Semana Santa, que se convirtió en su principal fuente de motivación. Aparte de este, fueron muchos los indicios que le aseguraban que su vida estaría dedicada a la música. Recuerda como desde los cuatro años empezó a ver los desfiles procesionales y con ellos, todas las bandas que ponían los sonidos detrás de ellos. Tanto fue su apego, que con esa misma edad ingresó en la Banda de Cornetas y Tambores de su pueblo (Lora del Río) tocando el tambor y donde tuvo una corta estancia de tan solo un año pero que le sirvió para aprender a desfilar y conocer el mundo de las bandas de música. Poco tiempo después, relata cómo viendo una nueva cofradía le señaló a su padre un instrumento que le acompaña en la actualidad allá adonde se mueve. Ese instrumento no es otro que su inseparable clarinete.

Antonio David comienza sus estudios en su localidad natal de mano del profesor “Juan Carlos García Mora” lo que le catapultó a formar parte de la Banda de Música con tan solo dos años de estudios. Comenzó como clarinete 3º lo que no le impidió en poco tiempo convertirse en voz principal. Una vez terminado los estudios elementales con la máxima calificación, ingresa en Grado Medio donde ha terminado recientemente con Matrícula de Honor en su modalidad instrumental. Actualmente, Antonio David es miembro de la “Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras” y ha participado en diversas orquestas como la “Orquesta Sinfónica Joven de Córdoba”, “Filarmonía Leo Brouwer” o la “Orquesta de Salzburgo”.

Antonio David junto al piano

Antonio David junto al piano

Considera la interpretación de la música con su clarinete como su gran pasión pero admite otras inquietudes como la composición, que la atribuye como una de sus metas ya que le aporta gran satisfacción y orgullo y no descarta estudiar una especialización más avanzada de esta cualidad para poder compaginarla con la interpretación.

Fue la pasada cuaresma cuando Antonio David se estrena como compositor de marchas procesionales, y concretamente, en la Parroquia de Nuestra Señora de la O situada en la sevillana Calle Castilla del Barrio de Triana. Un concierto que su “Banda del Carmen” ofreció en honor de esta hermandad. La marcha dedicada a la imagen dolorosa de esta hermandad trianera se titula, “Reina de la O” y se puede decir que el estreno fue apoteósico con una iglesia abarrotada y volcada cuando finalizó la interpretación, arrancando en un gran estruendo de aplausos que provocó la emoción del compositor. Él mismo asegura que su marcha ofrecía un cierto nivel y que era de buena calidad pero no esperaba la gran aceptación que tuvo desde su estreno, algo que sin duda, le provoca una gran alegría y que le sirve como motivación y empuje para crear nuevas marchas y composiciones para el disfrute de todo aficionado.

Su mayor impulso para componer la marcha fue su amor a la Semana Santa y a las ganas de adentrarse y abrirse paso en el mundo compositivo. Cuenta que la dedicación de su marcha a la Virgen de la O fue porque desde el primer día que comenzó a formar parte de “El Carmen de Salteras” fue una Hermandad que le llamó la atención por el magnífico trato que dispensa a todo el que se acerca a ella, teniendo a gente muy cercana y que reciben a los compositores con los brazos abiertos.

No ve una clave definida para el éxito pero si transmite que sin trabajo principalmente y por supuesto, sin una buena capacidad inventiva sería muy complicado poder dedicarse a la composición. Añade además que también es difícil coincidir en el gusto, no todo lo que te guste a ti puede o tiene que gustar a los demás, pero siempre guardando buenas dotes de calidad es más fácil llegar al éxito y a  los oyentes.

Antonio David anuncia que está trabajando en nuevos proyectos y espera en el próximo año poder sacar otra marcha, con la que espera tener la misma aceptación que ha tenido “Reina de la O” sin bajar ni un ápice la calidad y la musicalidad que han caracterizado a su primera composición. Así que solo queda esperar para poder disfrutar de una nueva marcha de Antonio David Rodríguez.

Fuentes:

– Texto propio elaborado a partir de la entrevista realizada a Antonio David Rodríguez

– Fotos propias

– Vídeo propio y elaborado por Francisco José Ortega López

La música nace en Salteras

Si existe un lugar donde la música -el arte de combinar los sonidos con el tiempo- cobra una magnitud diferente, una dimensión que traspasa los límites de lo atrayente, es Salteras. Un pueblo entregado para ella, que lleva viviendo a su lado desde hace más de un siglo. La Escuela de Música del Carmen es el vivo ejemplo de ello, donde infinidad de niños pasan a diario para adquirir las bases y conocimientos necesarios para convertirse en grandes músicos.

Azulejo de la Escuela

La Escuela de música de la Sociedad Filarmónica de Nuestra Señora del Carmen de Salteras comenzó a funcionar hace cuatro años, justo en el curso 2009/2010. Fue gracias a la iniciativa del director de la banda por aquel entonces, Francisco Pizarro, y del subdirector, Manuel Cabalgante, dos personas apasionadas por la música que quisieron dar un giro radical al aula que ya existía en la formación saltereña.

Aida Naranjo, su directora actual, destaca que siempre ha existido formación pedagógica en “El Carmen de Salteras”. Desde hace muchísimos años se le brinda a sus futuros músicos, clases de Lenguaje Musical y especialización en un instrumento, según las necesidades en ese momento, para que pudieran formar parte y ser integrantes de la misma. Actualmente, la escuela está más especializada y existe un organigrama de profesores mucho más selectivo y enmarcado en cada una de las ofertas que tiene la escuela para que los alumnos tengan una formación más integrada.

Clase de Música y movimiento

Clase de Música y movimiento

El objetivo principal de la escuela es dar una educación musical de calidad a toda persona que quiera obtener una formación educativa sostenida en los valores del respeto y la comunicación. Uno de los más importantes es hacer formar parte de la vida del alumnado a la música como una actividad lúdica y divertida en la cual la constancia y el estudio sean fundamentales para su progresión.

Se ofertan gran variedad de clases instrumentales, principalmente en las especialidades de viento y percusión, aptas para todas las edades. Los estudios están encaminados para la preparación de la prueba de grado profesional de conservatorio de música, si el alumno lo desease, y para la creación de músicos que en un futuro podrán formar parte de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras. Para ello recibirán clases de instrumento y lenguaje musical principalmente.

Actualmente y después de cuatro años de existencia, en la Escuela hay dos niveles iniciales de “música y movimiento” y cuatro de “lenguaje musical” . Cuenta con una nómina de 11 profesores de todas las especialidades instrumentales tanto de viento-madera y viento-metal. Además de esto, se puede cursar la modalidad de piano que es la más solicitada entre los alumnos y percusión. Una modalidad más es la de Canto que cuenta también con su propio profesor y que Aida la destaca como muy importante puesto que ayuda mucho a mejorar la afinación y la respiración a los alumnos que se especializan en instrumentos de viento.

Alumno en clase de clarinete

Alumno en clase de clarinete

La evolución de la escuela ha sido muy positiva tanto en número de alumnos como en materias ofertadas por la misma. Así la escuela comenzó en su primer curso con 30 alumnos y ha conseguido llegar actualmente hasta 86, con lo que la progresión ha sido muy buena. En ese primer curso solo se contaba con las modalidades de “música y movimiento”, “lenguaje musical” y algunas especialidades instrumentales, destacando entre el alumnado, el clarinete y el piano. Una gran iniciativa se tuvo estando ya en el tercer año de existencia cuando se comienzan a impartir como asignatura grupal, “clases de banda”, algo que motivó muchísimo a todos los niños, sobre todo cuando tocaban marchas de Semana Santa. Los alumnos sentían algo especial cuando se sentaban en el mismo asiento, mirando hacia el mismo atril que los músicos de su banda grande, “El Carmen de Salteras” e incluso en la Festividad de la Virgen del Carmen celebrada a mediados del mes de julio, ambas formaciones se fusionan tocando juntas, lo que sin duda se convierte en algo muy bonito y en el culmen para los alumnos. Además de esta asignatura grupal, cabe la posibilidad que a partir del próximo curso se desarrolle una nueva muy demandada por los padres, como es Coro, ya que muchos de los alumnos participan en ellos pero no tienen una formación académica adecuada que les ayude a mejorar en este sentido. Esta asignatura ayudaría, aparte de aumentar el nivel musical, a los niños más pequeños que aún no tienen la posibilidad de formar parte de la banda de la escuela, a tener valores de colectividad, de conjunto, compañerismo y afinación entre ellos.

Algunas fotografías de sus actuaciones

Algunas fotografías de sus actuaciones

Las motivaciones de los alumnos son diversas, entre ellas destaca la de aquellos que han escogido instrumentos de vientos, que tienen la posibilidad de pertenecer en un futuro a la “Banda del Carmen”. Otra motivación es la de seguir aumentando conocimientos y desarrollar una mayor especialización continuando sus estudios en el Grado Medio.

La música es una modalidad que atrae y gusta bastante a todos los niños porque engloba muchísimos valores como el compañerismo y en ella se pueden encontrar a grandes amigos. Además de ello, pueden expresar, vivir y sentir mediante un instrumento algo que ellos cantan, entonan y escuchan en diferentes momentos. A pesar de ello, la música es un arte muy duro porque necesita de muchísimo esfuerzo, constancia y sacrificio si de verdad quieres llegar a ser un gran profesional. Aún así, el esfuerzo, como en todas las materias se ve recompensado cuando el trabajo que has ido madurando sale a la perfección consiguiendo esa sensación de gratitud hacia ti mismo y pudiendo llevar la magia que tienen los sonidos a todos los demás.

Venir a la Escuela de Música “Manuel Cabalgante” de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras, es adentrarse en un grupo lleno de sentimientos, de compañerismo y de valores que hacen que el pertenecer a ella te dejen un sabor tan especial que jamás se te podrá borrar. Sentir lo que se siente en “El Carmen de Salteras” es todo un privilegio y ver a los niños como se les ilumina la cara cuando llegan a la academia y sienten el escudo como aquel que lleva más de treinta años formando parte de esta banda, es algo tan gratificante que no hay nombre para definirlo.

Fuentes:

– Texto propio elaborado a partir de la entrevista con la directora y profesores, documentación de su página web y conocimientos propios.

– Fotos propias de la Academia de la Escuela

– Vídeos propios elaborados y editados por Francisco José Ortega López bajo permiso firmado de los padres para la difusión de las imágenes.