Leyenda viva del Carmen de Salteras, “Joselito Acebes”

Es un auténtico placer poder dialogar un ratito con quien será un “mito del Carmen de Salteras”. Él es José Acebes Silva, más conocido por “Joselito Acebes”, una persona que puede contar 42 años de su vida como músico en la Banda del Carmen. El recuerdo exacto de su entrada en la formación lo tiene un poco nublado pero se atreve a situarlo entre los 14 o 15 años de edad.

DSCF6705

Joselito no cuenta con mucha tradición musical en su familia. Es un gusto propio que comenzó a cultivar cuando se atrevió a acercarse a la academia de la banda e interesarse por el aprendizaje de la música. Allí comenzó a dar los métodos de Eslava hasta que pocos años después tenía un clarinete entre las manos. Una de las personas que más le ayudó a aprender solfeo fue “Antonio Carrión”. Un joven que sabía de música y que le hablaba a su prima. De esta forma, cuando iba a los ensayos ya llevaba bien aprendido los papeles.

Su primera academia no era lo que todos deseaban pero era lo que había y ensayaban allí. Se reunían en un cuarto que tenía “el Cuervo” en la zona del “Chorrito” donde coincidían, a su vez, con una banda de Cornetas y tambores. Aparte del Chorrito, ensayó en una casa de Manolito González situada en la Calle Real y se retiró en la Calle Hornos, donde tuvieron que subir una pared de una forma un tanto complicada puesto que para ello había que atravesar un corral, pero su dueña se negaba a permitirles el paso si no le pagaban una cantidad de dinero bastante elevada. Finalmente, de una forma un poco dificultosa la pared se construyó y la mujer se quedó sin nada.

En su tiempo la banda la componían entre 18 y 20 músicos. Una cantidad insuficiente para poder acudir a las actuaciones, lo que obligaba a buscar músicos para completar la plantilla necesaria. Se acudía a Bandas de Música de Sevilla, siendo Soria 9 la más solicitada y la que más músicos dejaba. Al igual que la cuerda de Tambores y Cornetas que venían de la vecina localidad de Camas.

En el trascurso de los años que Joselito Acebes se mantuvo en la Banda, fueron varios los directores -o maestros como él les llama- quienes ocuparon el cargo de la batuta. El primero fue “Justo Palomo Chico” que se mantuvo un buen tiempo hasta que tuvo que relegar el cargo en su hermano “Joaquín Palomo Chico” por problemas de salud. Tras Joaquín vinieron “Manolo el de Juan”, “Horacio Palomo” y “Antonio Santos”.

La música era su pasión, pero su trabajo era el campo durante bastantes años hasta que se casó con “Mela” cercano a los 40 años y montaron una frutería. Recuerda como en Semana Santa tenía que compaginar las procesiones con la recarga de mercancía para el negocio y cuando iba a Mercasevilla, tenía que hacerlo cantando mientras conducía para no dormirse, hecho que hacía que muchas personas que pasaban por su lado lo pusieran de loco.

Recuerda procesiones como las de “El Tiro de Línea”, “La O”, “La Macarena”, “Siete Palabras” o “Los Negritos”. Todos los días de la Semana Santa los tenían ocupados. Pero no son estas las que tiene más en la mente, sino aquellas a las que acudían en tiempos de fiesta. Salidas a Pueblos como “El Castillo de las Guardas”, “La Puebla del Maestre” o “El Pedroso”. Toda la banda tenía que quedarse varios días en el pueblo durante todo el tiempo que duraban las fiestas, y lo hacían alojados en casas particulares que se ofrecían al ayuntamiento para hospedar a los músicos. Sus recuerdos no pueden ser mejores, lo pasaban extraordinariamente bien bailando con las muchachas del pueblo, algo que el cura no quería que hicieran e intentaba que no pasara, pero el Alcalde tomaba cartas en el asunto y le recriminaba al cura que él mandaba en la Iglesia pero que el pueblo era cosa suya. Cobraban poco pero la diversión cubría cualquier cosa. Sus actuaciones se resumían en conciertos y procesiones.

A tocar iban en coches de cargas hasta que se normalizó en “coches viajeros”. Recuerda un percance que tuvieron cuando fueron a Hinojos. En una curva un tanto peligrosa que había, el coche dio un golpe en el “marmolillo” y todos los músicos e instrumentos fueron arrastrados.

Sus compañeros más afines eran Antonio el de la Perica, Benjamín y Ambrosio que junto al Bomba, Joaquín el Moreno, Calandria y algún agregado como Antoñito el de Susana formaban un grupo que les llamaban “Los Materialistas” porque nunca se salían de la fila y nunca se gastaban nada. Era el grupo que siempre traía el dinero a casa porque no les gustaban los bares. Todo lo contrario que a los demás que no traían nada. Esto hacía que las peleas y los disgustos en las casas fueran habituales porque muchas mujeres esperaban a sus maridos que volvieran de tocar para poder pagar el pan y se veían que no podían porque no traían nada.

Fíjense si Joselito Acebes era económico que durante los 42 años que formó parte de la Banda del Carmen siempre utilizó los mismos zapatos. Una anécdota que muchos músicos recuerdan y que él la cuenta sonriente. Dice que eran unos zapatos muy cómodos, muy anchos y que el pie se acomodaba muy bien, con lo que evitaba cualquier dolor y pese a que era uno de los más viejos, soportaba mucho mejor las procesiones que los jóvenes gracias a esos zapatos.

Su familia lo ha apoyado muchísimo en su vida musical y nos dice Carmela que el dinero que ganaban, que podía llegar a unas 50.000 pesetas en la Semana Santa, les servía para hacer algunos arreglos en la casa o para comprar cualquier electrodoméstico que hiciera falta en el momento. Carmela también le ayuda a recordar algo que le ocurrió con Ambrosio estando esperando para salir a tocar en La Macarena. Ambos estaban sentados y vieron como empezaba a salir la cofradía. La Cruz de Guía, nazarenos, estandartes y simpecados con lo que Ambrosio le dijo: “Vamos Joselito, que ya van los Espantijos palante”.

Para Joselito Acebes, la Banda del Carmen ha ido siempre prosperando gracias a la enorme afición que existe a la música en Salteras. La Profesionalización a la que se está sumiendo a las Bandas de Música lleva a que el nivel musical sea muy elevado, algo muy diferente a sus años.

Para él, la Banda del Carmen siempre ha mantenido un sello inconfundible. Algo que la hace totalmente reconocible allá donde vaya.  Siente nostalgia todavía cuando ve a los músicos montarse en el autobús y evita pasar al lado de ellos para no pasar un mal rato. Por todo esto, Joselito pide a los músicos actuales que conforman la Banda del Carmen que luchen mucho para que siga adelante y no se acabe nunca una afición tan bonita y con tanto arraigo en el pueblo de Salteras.

Francisco José Ortega López

@Francisco_L24

Anuncios

Leyendas del Carmen de Salteras, Antonio Salas González “el Yiyo”

82 años alumbrarían la vida del “Yiyo”. Antonio Salas González, o lo que es lo mismo, la vida de un apasionado al arte de enlazar notas y silencios de una manera que solo los verdaderos amantes de esta afición son capaces de hacerlo con la maestría reservada para ellos.

yiyo1

Antonio “el Yiyo” es una de esas personas que perdurarán para siempre. Su enorme talento le llevó a ser uno de los trompetas más conocidos de la zona. Contaba tan solo con 12 años cuando ingresó en la que fue su banda toda su vida, “El Carmen de Salteras”. En ella pasó 38 años de los 51 que llegó a cumplir y no fueron en vanos porque la huella que dejó marcada en el seno de la formación saltereña es más que reseñable.

Saltereño de nacimiento pero olivareño de adopción, muy joven se iría a lo vecina localidad del aljarafe sevillano tras casarse con Trinidad. Una mujer con la que tuvo tres hijos, Antonio, Manuel e Isabel. Otros tres corazones que arrancaron de su padre el bello amor que se extrae de la música. Yiyo lo obtuvo de “José Salas”, su padre, con el que aparece en una fotografía de la banda el año de su fundación, 1928.

“Yiyo” fue trompeta. Pero trompeta de los buenos, de esos que no te cansas de escuchar aunque esté ensayando en el patio de su casa. Sus vecinos así lo corroboran. Antonio se pasaba las horas junto a su trompeta mejorando y puliendo su calidad musical. No sabía de música pero no era una excusa para superarse y mejorar su rendimiento. Una mejora constante que no pasó desapercibida. Su hijo Manuel nos cuenta cómo se aprendía las canciones que le gustaban. Un buen ejemplo de ello fue “La Ramona”, una canción muy popular que se escuchaba mucho en la radio y que pidió a su otro hijo, Antonio, que estuviera pendiente durante la mañana para grabarla si la escuchaba en la radio. Así lo hizo, y Yiyo que se dedicaba  a las labores del campo como buena parte de los hombres por aquel entonces, no dudó en recoger la cinta con la grabación de “La Ramona” y sentarse en el patio de su casa a escucharla una y otra vez y darle forma con su trompeta. Sin ni siquiera el nombre de una nota ni una sola partitura por delante, este genio de la música, acabó el día con la canción aprendida para deleite de todos los que le escuchaban. Para sus hijos era un verdadero fuera de serie. Una persona sin estudios pero con un afinadísimo oído y era capaz de tener esa virtuosidad y ese sonido que agradaba a todos.

Antonio “el Yiyo” tocaba en varias charangas. Una en su pueblo de Salteras, que la componía con otros compañeros de la banda como Horacio, Escamilla, el Moreno, o Antonio Santos. Otra en Olivares con la que participaba en la Fiesta de las Cruces. Pero sin duda, la que mayores recuerdos les traerá será la de “Los Algabeños”, un grupo que tenía actuaciones cada fin de semana en un Mesón de La Algaba llamado, “El Quejío”. También participó con la Banda de las Nieves de Olivares en la película que se rodó en la misma localidad, “María La Santa” donde aparece Antonio tocando su trompeta en varias escenas.

Se encargó de trasladar la afición a sus hijos, y el primero de ellos, Antonio, no tardó mucho en incorporarse a la Banda del Carmen. Tan solo le bastó contar con 10 años para tocar el clarinete, aunque nos cuenta que no era muy de su gusto y terminó por escoger el fliscorno, un instrumento que le acompañó todo el tiempo que perduró en la banda.  Nos cuenta que su base principal de aprendizaje estaba en Salteras junto a Rafael “El del Horno”, quien le impartía el método, pero que otra parte de su avance musical fue gracias a su padre que le ayudaba en casa a mejorar cada día. Fueron varios años los que coincidió con él, a su vera, y lo cuenta emocionado. Algo que quedará siempre grabado en su memoria y que lo llevará con tremendo orgullo. También hay que nombrar a Manuel, su hijo menor que fue componente durante 14 años. Ingresó en la banda en el año 1988 con la corneta pasando luego por el bombo. Una gran familia de músicos que han sido cautivados por esta hermosa afición. Incluso su nieta, María Oliva, le gustaría aprender música, señal de la gran herencia que ha dejado Yiyo en esta vida.

En tiempos del “Yiyo”, hay que hacer reseña obligada a la uniformidad de la banda que era diferente entre verano e invierno.  En el tiempo estival, el uniforme contaba con el pantalón azul y la chaqueta blanca mientras que en invierno era completamente azul y con gorra de plato. La coincidencia entre ambos fue la larga botonadura dorada. Desde entonces como bien hemos vivido, el uniforme fue cambiando hasta llegar al actual, muy similar a este intentando recordarlo.

yiyo2

Yiyo actuando con su charanga “Los Algabeños”.

Antonio “el Yiyo” ha pasado por muchos salones de ensayo y el primero que pisó fue un salón que estaba al lado de donde vive el niño de Antonio Camión. De allí se trasladaron hasta la Calle Real y más tarde al lugar donde la “Hermandad de los Blancos” guardaban los pasos después de la Semana Santa. Finalmente, Yiyo conoció el salón de la “Calle Hornos” que estaba insonorizada con cartones de huevos. Estando allí, nos apunta Antonio, se compró el solar -donde actualmente está la academia- gracias a la aportación económica de componentes como Horacio, Benjamín o Joaquín el Moreno, entre otros.

En el caso de las cofradías, Trinidad, nos recuerda aquel largo tiempo que se pasaban fuera de casa cuando salían el Jueves Santo para tocar a la Virgen de los Ángeles de la Hermandad de los Negritos y que continuaban sin descanso con La Macarena y la Virgen de la O. Sus hijos también recuerdan hermandades como el Baratillo y la Hiniesta, al igual que procesiones en la provincia en las localidades de Utrera, Dos Hermanas o Castilleja de la Cuesta.

Isabel, su única hija, se le iluminan los ojos cuando se le nombra a su padre, nos confiesa que era su ojito derecho, al igual que ella para él y recordar la afición musical de su padre es algo emocionante por el amor que le dispensaba a su trompeta y a todas las interpretaciones que hacía.

De interpretaciones queremos hablar y destacan la evolución musical que ha sufrido la banda en cuanto a calidad de sonido y de ejecución de las marchas procesionales. Se enumeraban con los dedos de las manos los componentes que en la época de su padre contaban con algunos estudios, reseñando al Niño Camión, su hijo y Toscano. Actualmente, el que más y el que menos cuenta con varios años de conservatorio y eso se nota bastante.

Los compañeros más cercanos a Antonio “Yiyo” fueron Benjamín, que se encargaba de recogerlo para cada ensayo y actuación ya que no tenía coche. Horacio, Antonio Camión, Antonio el de la Perica, Fernández, Joaquín el Moreno, Antonio el lechón, entre otros son los recordados por sus hijos. La cuerda de trompeta, en un principio la componían él y Alfonsito “el Cosario”, hasta que este último se retiró y entraron a formar parte de la banda, “Toscano” y “Ambrosio”.

Una persona entrañable y llena de música. Un ejemplo de constancia y dedicación a una afición. Un hombre que se mostraría orgulloso de ver la continuidad y la evolución de la banda. Alguien que no dudaría en acompañar a su “Banda del Carmen” allá donde fuese. Un músico, que como expresan sus hijos, solo tendría el deseo para todos los que hoy componen “El Carmen de Salteras” de invitarles a luchar por esta formación casi centenaria, ya que la grandeza que hoy la ilumina viene del esfuerzo de todos los que pasaron por ella en sus 85 años de vida.

Twitter: @Francisco_L24

Manuel Cabalgante, albaidejo para siempre

La localidad sevillana de Albaida del Aljarafe quiso rendir un merecido reconocimiento a la figura de “Manuel Cabalgante Ortíz”, joven músico fallecido el 1 de enero de 2012. Una persona entregada a la música que veía en las notas musicales la mayor y más bella forma de expresión, que cultivó toda su vida.

El día del Corpus Christie fue el escogido por el Excelentísimo Ayuntamiento de Albaida del Aljarafe para otorgar al Salón de Usos Múltiples -edificio de reciente construcción-, una nueva nomenclatura. Momentos después de la celebración de la procesión eucarística por las calles de la localidad, numerosos vecinos se trasladaron hasta el lugar donde se iba a celebrar un emotivo acto. El nombre escogido para este edificio iba a ser el de un joven vecino de la localidad, que aunque no lo era de nacimiento si lo fue de corazón y de sentimiento.

DSCF6596

Manuel fue el vivo retrato de una persona entregada a su pasión, la música. Desde muy pequeño comenzó a cultivarla y su paso por San José de la Rinconada, por Sevilla, por Bormujos, por Albaida del Aljarafe y sobre todo, por Salteras han dejado marcada una huella que será imposible de borrar. Querido y admirado por su buen hacer, su nobleza e incansable trabajo hacia los demás, inconformista en su nivel y siempre buscando una superación, consiguió el mayor tesoro que una persona se pueda llevar, la gratitud, el cariño y el amor de todo el que compartió momentos con él.

Para todos los que no lo conozcan, justo al lado de la puerta de acceso al edificio se ha colocado un azulejo con una breve biografía.

Azulejo con una breve biografía de Manuel

Azulejo con una breve biografía de Manuel

El azulejo dice lo siguiente: 

Manuel Cabalgante Ortíz nace en Badajoz en el año 1986. Llega a nuestro municipio el mes de septiembre de 1990. Desde que llegó al pueblo, su familia describe la felicidad que sentía en nuestra localidad. Le gustaban los sitios tranquilos y siempre hablaba de Albaida como el “mejor pueblo del Aljarafe para vivir”. Aquí desarrolló sus estudios primarios hasta que empieza sus estudios superiores, primero en el Instituto de Olivares y luego en Sevilla.

Cursa estudios superiores de Composición, es clarinetista y mantiene durante algunos años, dos cargos de gran importancia en la “Sociedad Filarmónica “El Carmen” de Salteras, como son los de subdirector de la banda y director de la banda juvenil de la misma.

Sin llegar a la decena de marchas, se convierte en uno de los compositores más interesantes de su género aportando un soplo de frescura según los críticos.  Sus marchas, alegres, melodiosas y elegantes. Son fáciles de llegar al oído, pero de muchísima calidad.

Entre sus obras destacan marchas como Caridad Coronada e Hiniesta de Sevilla, dos marchas de los años 2010 y 2011 respectivamente, que han calado muy rápido en el seno de las Hermandades sevillanas de El Baratillo y La Hiniesta y que por suerte son ya imprescindibles en el repertorio de la Sociedad Filarmónica “El Carmen” de Salteras, en la cual también tocaba como clarinete principal.

El 1 de enero de 2012 este joven compositor afincado en nuestro pueblo junto a su familia desde hace varios años, nos dejó para siempre, tras varios meses de lucha contra una larga y dura enfermedad. Un golpe muy duro para todos, por su temprana edad y por la pérdida que supone la música procesional. Él se ha ido, pero su música siempre se quedará con nosotros, y con ella, con su música, será imposible olvidarle.

Como bien dice el azulejo, son varias las composiciones que dejó para la posteridad y disfrute de todos los cofrades y para la Semana Santa de Sevilla. Marchas procesionales que han calado muy de lleno en cada Hermandad y que son interpretadas cada vez más por su enorme calidad y belleza. Os dejo con varias de ellas:

CARIDAD CORONADA 

HINIESTA DE SEVILLA 

REINA DEL CARMEN

DOLORES 50 ANIVERSARIO

Manuel queda grabado con letras de oro en una localidad que lo ha visto crecer y disfrutar de ella. Quedará siempre en el corazón de todo el que vivió a su lado. Su recuerdo y su legado están sujetos en la mente del que se cruzó en su camino. Siempre en tu pueblo, siempre en tu banda, siempre en la música, siempre…MANUEL.

El Carmen de Salteras, allí donde la música es pasión

Años de historia y reconocimiento, músicos cualificados y profesionales, una milenaria serie de actuaciones, premios internacionales, pero sobre todo, el amor, la amistad, el gusto por el buen trabajo, la dedicación y la pasión por la música hacen que “El Carmen de Salteras” sea actualmente una de las formaciones musicales más consideradas.

Entrada Academia

Allá por 1928, mientras Sevilla se preparaba para su Exposición Iberoamericana, veían la luz los primeros estatutos de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras. Reunidos alrededor de la figura de Manuel Chico Morales, su primer presidente y director artístico, los veintiséis integrantes de la banda de música no tuvieron unos inicios fáciles. Los primeros instrumentos llegaron del vecino pueblo de Albaida del Aljarafe, al haberse disuelto su banda. Para pagarlos y completar el instrumental y uniforme, hubo que dejar como fondo la totalidad del importe de los primeros contratos e incluso, para reducir gastos, los desplazamientos se efectuaban a pie, y de este modo iban a los pueblos cercanos e incluso venían a Sevilla.

La labor formativa ha sido primordial en esta Sociedad del Carmen y, cuando en 1980 toma la dirección José Antonio Santos Herrera, se intensifica la educación musical de los alumnos, de quienes se nutre la mayoría de esta banda de música. Ya en nuestros días, en el año 2000 asume la dirección José Manuel Toscano Pérez, en cuyo periodo se inaugura la nueva Academia de Música, sede actual de la formación, que incluye aulas, salón de ensayo, archivo, sala de juntas y hasta su propio estudio de grabación.

La banda ha actuado en las distintas ciudades andaluzas, en procesiones y sobre los más representativos escenarios, como el Gran Teatro Falla de Cádiz, Teatro Darimelia de Jaén, Lope de Vega de Sevilla, Casa Colón en Huelva, Teatro Cervantes de Málaga, Isabel la Católica de Granada o Mezquita de Córdoba, entre otros. Lejos de Andalucía goza igualmente de un gran prestigio; así, fue elegida en el año 2006 por la Consejería de Cultura y Turismo de Cantabria para poner música a la celebración de su Año Jubilar Lebaniego, y en dicha región celebró una gira de conciertos al año siguiente.

Estatutos

Estatutos de la Sociedad

Gracias a su reconocido nivel interpretativo, ha gozado de numerosos galardones, como el primer premio en el I Certamen de Bandas de Música con Tambores y Cornetas que organiza Radio Nacional de España, en colaboración con la Diputación de Sevilla, en el año 1984. Fuera de nuestras fronteras, en 2007 alcanza el tercer lugar en el Certamen de Bandas de Música de Almàssera (Valencia). Finalmente, se puede destacar que en mayo de 2008 participa en el II Certamen Internacional de Bandas de Música de la Villa de La Sénia de Tarragona, obteniendo el segundo premio.

Desde sus comienzos, la Sociedad Filarmónica ha estado ligada a la Semana Santa Sevillana, actuando en las Cofradías de los Gitanos, Exaltación, San Benito, Siete Palabras, Jesús Despojado, Buen Fin, Estrella, Panaderos, Negritos, Amor, Esperanza de Triana o la Paz. En la actualidad acompaña a la Hiniesta, Santa Genoveva -dela que son además Hermanos de Honor-, Nuestro Padre Jesús de Salteras, Baratillo, Esperanza Macarena, La O, Santo Entierro de la Roda de Andalucía, Vera Cruz de Olivares y la Resurrección en Albaida del Aljarafe. En el periodo de Glorias disfrutan de sus característicos sones la Virgen de la Salud de San Isidoro, la Hiniesta Gloriosa, María Auxiliadora de Triana o la del Santo Rosario de la Macarena, además de su participación en el Corpus de Salteras o tras su Patrona la Virgen de la Oliva, alternándose con la otra formación musical hermana de la localidad.

Escudo de la banda

Escudo de “El Carmen”

Cuenta “El Carmen” a día de hoy con setenta y cinco componentes, con la incorporación de tambores y cornetas, que con su esfuerzo y entusiasmo mantienen a la banda en la exigente élite de la música para nuestra Semana Santa. Y, vistos los cimientos de la entidad, podemos asegurar complacidos que así ha de seguir siendo por mucho tiempo. “El Carmen” no sólo interpreta magníficamente las marchas procesionales, sino que de sus filas han surgido compositores que enriquecen el patrimonio musical de nuestras Hermandades. Éstos son los casos de su anterior Francisco Pizarro. También disfrutamos de las creaciones de sus músicos Francisco Javier Barbero y Jesús Joaquín Espinosa de los Monteros, Antonio David Rodríguez o el siempre recordado, querido y admirado, Manuel Cabalgante.

Del nivel actual de la formación dan fe, además de los acertados acompañamientos musicales en las Cofradías en que participa, los conciertos de obras no procesionales que ofrece. En ellos, en los últimos años se afrontan composiciones de extrema dificultad que suponen un reto a la capacidad de los músicos, que, como se puede comprobar, presentan un nivel técnico excelente.

Hace pocos días, Agustín López, Presidente del “Carmen de Salteras” me recibía amablemente para conocer mucho mejor los adentros de la banda. Hablando con él, ya te das cuenta de la dimensión que cobra esta formación musical. Saltereño y del Carmen de toda la vida, se siente orgulloso y muestra su satisfacción porque es consciente de la responsabilidad que conlleva ostentar el cargo que hoy día tiene y por la suerte, así lo califica, de poder pertenecer desde hace más de 30 años a este grupo de amigos que no tienen mayor vinculación que la música. Destaca el nivel de la banda como muy bueno, gracias al esfuerzo de todos los componentes y del gran trabajo realizado por su director “José Antonio Santos Salas” que le está infundiendo su carácter para que este nivel se mantenga o incluso, si aún cabe, se vea superado.

Agustín López Salteras

Agustín López en la dirección de la Academia

Agustín nos habla de su pueblo, Salteras, el cual no lo concibe sin su música. Se atreve a decir que si a Salteras le quitases su música, sería comparable a sacarla del mapa, ya que son más de un siglo de notas musicales gracias a las dos bandas de música que tiene. Es un pueblo conocido en toda la región andaluza e incluso fuera de las fronteras de nuestra comunidad. Son muchos los aficionados nacionales a la música los que conocen a este pueblo del aljarafe sevillano, gracias a su música.

En 32 años que lleva tocando detrás de muchos palios y de muchas cofradías, Agustín tiene innumerables momentos vividos que mantiene en su recuerdo. De entre todos, hay uno que destaca por encima de todo, aunque afortunadamente, ese recuerdo puede revivirlo cada año, cada Semana Santa, cada Madrugá y no es otro que la salida desde su Basílica de la Esperanza Macarena. Lo califica como un momento y sentimiento que solo puede llevarlo quien lo ha vivido realmente. Un espacio de tiempo en el que las agujas del reloj se paran y solo eres consciente de que estás ahí y miles de ojos y de oídos están pendiente de la simbiosis que se conjuga entre la Venerada Imagen de San Gil y la Música del Carmen de Salteras. Da igual que pasen los años y que la escena sea repetida, la emoción le surge cada año como algo nuevo que no ha vivido jamás y como se ha dicho antes, son ya 32 años viviendo y recreando la misma situación.

Para Agustín, no existe otra forma de mantener el nivel actual de la banda que el trabajo constante y la entrega en cada ensayo, cada actuación y cada emisión de sonido que sale del instrumento. No se admite a ningún componente bajar la guardia en ningún sentido, porque por mucha profesionalidad y mucho nivel que puedan tener, el trabajo y no creer nunca el escalón donde se está en cada momento, es la mayor clave del éxito. Por ello, sabe que la gente, la afición y los seguidores siempre van a esperar lo mejor de ellos, y no hay que permitirse el lujo de un retroceso, para que todos vean que “El Carmen” sigue adelante dando lo máximo o un poco más de sus posibilidades.

La Banda del Carmen es más que un grupo de músicos y de amigos. Como ellos mismos la califican, la unión que existe entre ellos y el tiempo tan elevado que pasan juntos la han hecho convertirse en una familia de la que nadie quiere desvincularse. Cada uno con su forma de ser, todo el que se acerque al “Carmen de Salteras” encontrará una forma de vida y de sentir diferente que se transmite solo estando con ellos, con “El Veneno del Carmen”.

Fuentes:

– Texto propio elaborado por documentación cedida por la banda, la entrevista al Presidente y conocimiento propio.

– Fotografías propias elaboradas en una noche de ensayo y en otra posterior entrevistando a Agustín López.

– Vídeo propio editado y elaborado por Francisco José Ortega López.

Pablo Ojeda, la música en todas sus vertientes

Si existe una persona con inquietud por conocer cualquier entresijo al que lleve la música, esa persona no es otra que Pablo Ojeda. Muchas cualidades le avalan pese a su juventud, que como no, el solo se ha ganado con su trabajo y su buen hacer.
 

Pablo OjedaPablo Ojeda Jiménez es natural de la localidad sevillana de “El Viso del Alcor”, donde nos cuenta el propio protagonista que inició sus estudios musicales gracias a unos talleres de verano en los que fue conociendo los instrumentos. Pablo sintió gran curiosidad por aprender a tocar alguno de ellos e ingresó poco más tarde en el Aula Municipal del pueblo vecino, Mairena del Alcor. Este no fue más que el desencadenante de lo que hoy es también su banda municipal. Fue en ese centro donde comenzó a aprender la destreza en el solfeo, así como a empezar a tocar algún instrumento como la flauta, hasta que finalmente accedió al Conservatorio.

Ha pasado bastante tiempo desde entonces y son ya dos años desde que Pablo finalizara sus estudios musicales en el Conservatorio Superior de Música en la especialidad instrumental de trompa. Aunque no obstante, eso no le impide seguir asistiendo a cursos de perfeccionamiento tanto de su instrumento como de dirección.

Pablo se considera un músico todoterreno en el sentido que hay que hacer de todo puesto que no hay posibilidad de tener un puesto estable de trabajo, por lo que siempre está preparado y dispuesto a tocar en las orquestas o bandas que le requieren, al igual que dirigirlas o incluso dando clases en diferentes escuelas de música. La vida de un músico de calle que en ningún momento se queda parado.

Dirigiendo ensayo

Pablo dirigiendo en el ensayo

Pablo ha sido un músico que ha conocido varias bandas de música. La primera de ellas como ya hemos adelantado aquí, fue la Banda Municipal de Mairena del Alcor donde se mantuvo durante 8 años y en la que ingresó gracias a su actividad como alumno en el Aula de Música de la misma localidad. Cuando cumple la mayoría de edad, se incorpora a la Banda de la Cruz Roja de Sevilla donde se encontró con compañeros de estudio y recaló durante un año y medio, hasta que posteriormente fue componente del “Carmen de Salteras” durante 6 años donde desempeñó las funciones de músico y la de subdirector en la última etapa. Actualmente, desde el año pasado 2012, comenzó a dirigir a la Banda de Música “Virgen de las Angustias” de Sanlúcar la Mayor, así como la dirección de la Escuela de Música de la “Hermandad de la Soledad” de la Algaba.

Además de toda esta labor desempeñada, Pablo no se conforma y es componente de la Orquesta Sinfónica del Aljarafe con la que se está recorriendo toda España, acompañando al Musical “Azabache”, un concierto de coplas conmemorativo al que ya se hiciera en Sevilla en el año 1992.

Su inquietud por la composición se inicia cuando era profesor de la Escuela de la Banda del Maestro Dueñas del Puerto de Santa María (Cádiz), que por iniciativa de la banda le pidieron que si podría componer alguna marcha para las hermandades que ellos acompañaban musicalmente y como experiencia nueva comenzó a hacer marchas para ellos. Cabe incluir marchas para una Coronación Canónica en Granada como las que hizo para el “Carmen de Salteras” como Madrugá Macarena.

Esta última marcha fue todo un fenómeno desde el momento de su estreno para todos los amantes de la música cofradiera. Pablo se muestra muy sorprendido porque desde que viese la luz son muchas las bandas que la interpretan y una gran cantidad de hermandades las que la incluyen en sus recorridos procesionales. La hizo por dedicarle una marcha a su banda, que pudiera tocar algo suyo pero se encontró con la circunstancia de que tenían un concierto en la Basílica de la Macarena, donde fue estrenada y a partir de ahí, como él mismo indica, la repercusión que tiene una banda como la de “El Carmen de Salteras” hizo muchísimo para que la difusión y el conocimiento de la marcha fuera rapidísimo, del cual se muestra muy agradecido.

Partitura Madrugá Macarena

Partitura de Madrugá Macarena

En estos momentos se encuentra inmerso en la elaboración de una marcha procesional para una Hermandad de Jaén. Pero no podrán ser más por el momento por el poco tiempo que tiene para dedicarse de lleno a elaborarlas, aunque no duda en componer más cuando realmente pueda ponerse cien por cien a ello, ya que se considera que no es una persona de hacer las cosas a la ligera sino que todo requiere su estudio armónico, sintáctico y analítico.

Considera que existe un buen nivel en la composición gracias al buen trabajo de muchas personas y existen marchas nuevas de mucha calidad. En este mundo de la composición, el nivel depende un poco de todos, no solo de compositor, también de los directores y hermandades que son los que se encargan de elaborar los repertorios y son los que tienen que elegir o desechar las marchas que se pueden y vana interpretar. Como nivel musical está muy alto porque son muchos los profesionales que se aventuran a la composición y lo hacen de manera muy satisfactoria. Sus referentes son compositores de marchas de corte clásico-alegre como Pedro Morales, Pedro Braña o Pedro Gámez. Sin olvidar a Farfán.

En cuanto a la dirección comenzó por cursillos y compañeros que eran ya directores de bandas, comenzando a entrarle el gusanillo y la curiosidad de ir a más. Actualmente se encuentra dirigiendo a “Las Angustias de Sanlúcar la Mayor, un puesto que le llegó por sorpresa ya que no tenía ninguna vinculación con la banda, nunca había tocado con ella y tampoco conocía a nadie que perteneciera a ella. Gracias a conocidos en común se pusieron en contacto con él, la banda buscaba a una persona joven, en su etapa final de estudios, conocedor del mundo cofrade y con claros conocimientos de dirección, con lo que fue el elegido para sustituir al antiguo director que por asuntos personales tuvo que abandonar la batuta.

Fuentes:

– Texto propio elaborado a raíz de la entrevista con el protagonista y conocimiento previo.

– Fotos propias elaboradas el día de la entrevista.

– Vídeo propio, elaborado y editado por Francisco José Ortega López.

Banda de Música “Virgen de las Angustias”

El Aljarafe sevillano tiene a Sanlúcar la Mayor como uno de sus pueblos más importantes en todo lo que se refiere a temas burocráticos. Pero ello no impide que en él se genere la interpretación de la música. La Banda de las Angustias es buen ejemplo de ello y desde aquí la vamos a conocer.

Angustias ensayando

La Banda nace en el seno de la Hermandad del Santo Entierro de Sanlúcar la Mayor, fruto de una reunión con una serie de jóvenes emprendedores y amantes de la música, que necesitaban apoyo. Tras la reunión se constituye la Banda tomando el nombre de la titular mariana de la cofradía, María Santísima de las Angustias, siendo 22 de Noviembre de 1995.

Desde sus inicios, la intención de la Banda era la de no limitarse a la procesión, sino expandirse musicalmente a otros campos e incrementar el nivel todo lo posible. Para conseguir esos objetivos, la Banda no ha dejado de desarrollar numerosas actividades alternativas a la procesión, como organización de festivales y conciertos, participación en concursos y grabación de discos.

En el verano de 2012, se produce un cambio en la dirección de la banda con la incorporación del joven trompista Pablo Ojeda Jiménez, que seguirá con el legado que Amador Martínez imprimió a la formación. Pablo se ha adaptado a la perfección a la banda, aportando frescura y muchísimas ganas. Precisamente Pablo, fue el encargado de atender a “enclavedepasión”  con el que compartimos un buen rato. El director nos contaba que los inicios de la Banda de las Angustias no fueron precisamente fáciles, puesto que hubo mucho trabajo atrás hasta que se pudo salir a la calle. Es una banda joven en el tiempo, no llega a alcanzar ni los 20 años de existencia pero no por ello su calidad se ve mermada. Cuenta con un elenco de cuerdas muy equilibrado que le aporta mucha consistencia a una formación en constante crecimiento con gustos a estar siempre ampliando conocimientos musicales sin renegar a ningún reto que se le pueda plantear. Una banda con muchas ganas de trabajar y hacer las cosas bien, con la ilusión de que su hueco dentro de la música y su nombre sea cada vez más importante.

Angustias ensayando

Pablo llegó a la banda en el año 2012 y destaca el gran trabajo que hizo su predecesor en el cargo, Amador Martínez, que dejó a una banda en unas condiciones ideales para trabajar en cuanto a afinación, potencia y empaste.

La Banda de las Angustias tiene grandes proyectos, en concreto el día 15 de Junio se producirá uno de los eventos más importantes que la formación ha experimentado, pues participará en la Coronación Canónica de la Virgen de los Dolores de Camas, acompañándola musicalmente tras su palio por las calles de Sevilla, lo que sin duda será una efeméride que quedará bien guardada en el seno de la historia de la banda y también se trata de un gran escaparate en el que se podrá comprobar el gran trabajo que esta banda está realizando. Otro enorme proyecto es la urgente obra de su propia academia de música para no tener que ocupar más dependencias del ayuntamiento y la preparación de conciertos de música de cine, entre otros.

Si nos paramos en el ámbito cofrade, la Banda de Música de las Angustias de Sanlúcar la Mayor, acompaña la Hermandad de la Cena de Huelva (Domingo de Ramos), a la Hermandad de la Viga de Jerez de la Frontera (Lunes Santo), el martes santo han tenido su estreno en la localidad gaditana de Algeciras, también acompañan a la Virgen del Rosario de Santiponce (Miércoles Santo), a la Virgen de los Dolores de Camas (Jueves Santo), de allí se desplazan hasta Tocina (Madrugá), Santo Entierro de Sanlúcar la Mayor (Viernes Santo), Hermandad de la Soledad también de Sanlúcar la Mayor (Sábado Santo) y el Domingo de Resurrección finalizan en el sevillano pueblo de Casariche. El director se muestra encantado de acompañar musicalmente a todas estas hermandades por el gran trato que dispensan a la banda en todo momento.

La ilusión y las ganas de trabajar no le falta a la Banda de las Angustias, una formación a tener muy en cuenta no solo en el futuro sino también en el presente que nos acontece. Está en Sanlúcar y se llama Angustias, pero no es más que un grupo de personas que les une la misma pasión que a muchas otras, la música.

Fuentes:

– Texto propio elaborado a partir de la entrevista con Pablo Ojeda Jiménez y la web de la propia banda.

– Fotos propias realizadas en unos de sus ensayos en la Casa de la Cultura de Sanlúcar la Mayor.

– Vídeo propio editado y elaborado por Francisco José Ortega López.